Hay un ilimitado paraíso

en el cuadro de mi ventana.

Más allá de lo que diviso

alejado de esta tierra llana.

 

Desde el dia en que yo llegué a la vida

encerrado en mi tierra estuve.

Ver a mi familia reunida

es la mayor riqueza que obtuve.

 

Un día el amor llamó a mi puerta

y aunque dije un nunca te irías

parte de mi alma quedó desierta.

 

Hoy solamente tengo alegrías

dejando mi vida cubierta

y mi corazón todos los días.