Hay un ilimitado paraíso

en el cuadro de mi ventana

cuyo fondo de escena es una mañana

de un día de junio.

 

Pero lo que más me agrada,

además del canto de los pajaritos,

es el dulce sabor de la melaza

recorriendo mis labios.