Frente a mí se pasea en pequeños puntos, dando vueltas la blancura encandilante. Cierro una y otra vez. Hay un ilimitado…