En el cuadro de mi ventana ya se ha puesto el sol. Ambos, tú y yo, en el lecho impoluto llegamos…