Cantan pluvialmente las nubes carcomidas que se enternecen. Desaparecen para ir, desaparecen para volver. Hay un ilimitado paraíso en el cuadro…