Te escribo mirando al cielo oscurecido como presagio de un delito de la nostalgia de tu mano. Hay un ilimitado paraíso…