Hay un ilimitado paraíso en el cuadro de mi ventana

por donde veo los árboles

que tomaron el espacio

entre mi mirada y el horizonte.

Este lugar llamado infancia.

Mis nietos describen,

entre risas y silêncios,

el paisage a este viejo ciego.