Hay en mi sombra paz para mis fantasmas,

silencio para mis ángeles, dioses para mi vacío…

Hay en mi dolor, vida y victorias;

en mis derrotas, grandeza; en mi pasado, temor.

Hay un ilimitado paraíso en el cuadro de mi ventana,

una hoguera en mi pecho, huesos en mi frío…

Hay en mí hambre de mundos, de caos, de amor…

como en cualquiera.

Hay en mi sombra paz…