Mientras afuera

 

sólo encuentro olvido.

 

Y el silencio se va rompiendo en el espejo.

 

Dejo de ahondar en la fugacidad de las horas.

 

Voy recorriendo la desnudez

 

de una vida hecha a pedacitos.

 

Forjando un espacio

 

en la inmensidad de un sueño.

 

Hay un ilimitado paraíso

 

en el cuadro de mi ventana.

 

Que me invita a escribir silencios nuevos.