LAS ciénagas de la memoria crean
COSAS sin nombre
QUE respiran
AHORA crujes mientras
SIGUES en el barro de un verso consumido
RECORDANDO poemas larvarios que
FLOTAN trémulos
SOBRE el ripio de los espejos
LAS letras ceden y llueven
AGUAS líricas putrefactas
DEL silencio óseo de los pliegos
OLVIDO aquel verso que susurra
las cosas que ahora sigues recordando flotan sobre las aguas del olvido