Nazco si brota un sol.

Muero si un silencio decae en la tarde.

Vivo

según escondrijos de un ojalá.

 

¡Qué fácil has venido
a mi voz, y en qué instante!

Mi caos es un pájaro débil en tu mano,

mi azar es tu indecisión.