Me ha desilusionado el mar,
me dijo que a su lado
se alejaría la tristeza.
Me ha chasqueado el viento,
prometió el gozo de recuerdos
y ahora está quieto.
Me ha frustrado el tiempo,
me dijo; las cosas que ahora sigues recordando
se irán y no te dolerán más, pero aún están, flotan sobre las aguas del olvido,
aún duelen y aún, estoy aquí,
con este silencio.