Artistas callejeros de trazos descuidados,
Desdibujabais mi figura en cada pincelada
¿Podemos charlar en esta noche estrellada?
¿Dejar de ser turistas en museos abarrotados?

Incrédula musa del jardín de los deseos
¡Quedaos vuestros cuadros, vuestros lienzos y pinceles!
¿Quién quiere el arte y la fama si está rodeada de infieles?
Antepongo mis principios, aunque vengan abucheos.

Sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo,
por eso no te deja indiferente

si te susurro al oído que te amo.
Que supiste ver en mí algo diferente
y escuchaste desde lejos mi reclamo.