A VUELTAS CON EL CARPE DIEM

No importa el cómo ni el por qué ni el cuándo,
la vida no es, ya ves, lo que parece,
igual que un cisne herido languidece
y hacia las sombras vamos avanzando;
las cosas que ahora sigues recordando
forman parte de un tiempo consumido,
poco importa el pasado, lo vivido
son flores agostadas, son quimeras
que, como las vencidas primaveras,
flotan sobre las aguas del olvido.