Sé que soñar con amapolas de hielo
es ser rehén de una sed ausente,
al igual que sucede con el fuego
sólo al agua alcanzo decir mi amor,
sé que de amor me lleno dulcemente,
y en voz a borbotones me derramo.
Contar la arena nunca será en vano.
El amor ha de ser desiertos que se unan
para buscar la llave que cierre el infinito.