Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido,
cuando todavía me seguías amando
a pesar de tanto sufrimiento compartido.

Dices que quieres seguir disfrutando
antes de que la juventud se haya ido,
pero uno no encuentra sino buscando
los sueños que anhela haber vivido.

Salta, llora, rie, come y enloquece,
si no aceptas lo que se te ofrece;
antes morir, a borrar tu sonrisa.

Y si algún recuerdo adolece,
déjalo libre porque te engrandece;
sin daño, como la caricia de la brisa.