Sé que de amor me lleno dulcemente,
Y en voz a borbotones me derramo
Y sé también que si Eternidad hubiera
En Eternidad el mismo amor
Os diera.
Y nunca, seguro
De ello
Me arrepintiere.