Cálido y oscuro, así estaba todo.
Y aunque no recuerdo ni un poco.
Llegué, con más amor del que imagino,
Colmada de apoyo durante el camino.

Al nacer, fui recibida con los brazos abiertos,
A pesar de que mi llegada causó aprietos.
Mi madre, soltera, se esforzó más del cien,
Para que creciera como alguien de bien.

Nada como el amor materno, honestamente.
Sé que de amor me lleno dulcemente,
y en voz a borbotones me derramo.
Por la hermosa madre que tanto amo.