Se asoman sueños enamorados,
latiendo con profundo sigilo,
aquellos que creí eterno milagro;
pero que hoy reconozco ya perdidos,
mientras tu cuerpo como un extraño,
solloza tal vez arrepentido,
pretende viajar hacia el pasado,
tomado de la mano de Cupido,
sospecha que no puede abandonarlos,
ni verlos caer en el vacío,
difícil sería recobrarlos,
seguro hay que hallar otro camino;
las cosas que ahora sigues recordando,
flotan sobre las aguas del olvido.