Sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo.
Cuantos gozos heredados balbuceando
manantiales de versos nacido de la nada.
Levantad sueños sumergidos en canciones.
Coronad esperanzas dando rienda a los
amaneceres en tierra redimida.
Ondear esas banderas en campos frutales
observando rumores de colmenas fomentando
el trino de los pájaros primaverales.
Mano cubre el hueco construyendo
anhelos con los secretos nocturnos
escupiendo la tristeza.
Agua cristalina forna eco apasionado.