AQUEL ENTONCES

El centinela del tiempo avisa:
cuidado con los recuerdos.
Vienen haciendo ruido,
en formación de combate.
Muchos llegan armados
de errores y desilusiones.
Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.
El tiempo pasado escapa,
se oculta, va camuflado.
Y desde aquel entonces
no se sabe,
si fue real o inventado.