La vendimia arrojó un cuervo
enlutado de espigas
vino devenido en gluten
áspero al tacto, al vientre, al recuerdo
De igual forma anoto de lo que reímos
olvidando ser consciente
del sabor aciago de los tiempos
de la era encuadernada de ortiga
Y mantengo mi reloj defectuoso
Se´ lo que me dirías:
Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido
Pero las nubes son el manjar de mis pies
intrépidas guías de mi ocaso