Eras tú o tus hijos. La fiereza del metal no distingue la sangre y se ha ensañado con alevosía de áspid….