¡Qué fácil has venido a mi voz, y en qué instante! De duda o fe, de olvido quizá, y qué elegante…