Y mi encuentro un reloj epígono,  distraído a su propia merced,  perdió las cuentas, encontró fulgor.    ¡Qué fácil has venido …