Demás está que el pensamiento
desgaste tus horas del presente
buscando en el ayer esos instantes
que brinda el amor de adolescentes.

Con un dejo de melancolía
las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido
para entregarse al mar y sus abismos.