sé que de amor me lleno dulcemente,
y en voz a borbotones me derramo
espero un momento
antes de entrar en tu voz
y es como un naufragio lento
tu abrazo es donde me refugio

se lo debo a tu mirada
la inquietud de mi melancolía
tengo en mis manos las incertidumbres de tus llanuras
pero voy lleno y seguro
porque sé que en el ámbar de las palabras
redescubrimos las brumas que hemos perdido