Si sigues recordando aquellas cosas,
tuyas y mías, de aquel tiempo ajado:
fue ayer para el gozar creado.
Las aguas del olvido silenciosas.

Si sigues recordando tibias rosas
que iban de mi lecho a tu costado:
fue ayer para el soñar forjado.
Las aguas del olvido misteriosas.

Oh, lluvia de dolor, no me fatigues.
Ay, dulce memorial que va manando
sobre mi corazón desasistido.

A gemir de nuevo no me obligues.
Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.