“Sé que de amor me lleno dulcemente
Y en voz a borbotones me derramo”.
Pues cantando con la miel entre los labios
Acunaron a mi niño tiernamente.

Hoy que salgo al camino adolescente,
Devolviendo el arrorró que me entregaron.
Voy soñando con un mundo esperanzado,
Pero el mundo me ha tildado de rebelde.