«Cantata de los tontos»

Soy casi inmune a tu ausencia:
Me impuse la vacuna del olvido
Mezclada con una dosis de impotencia.
El tiempo pasa y no me reconozco
Mi corazón te sigue reclamando,
Sé que de amor me lleno dulcemente
Y en voz a borbotones me derramo.
Ven, únete a mi voz, cantemos juntos
El himno de los pobres desolados
La sórdida cantata de los tontos
Que lo perdieron todo por cobardes.