Sé que de amor me lleno dulcemente,
y en voz a borbotones me derramo,
más no puedo entender porqué mi mente,
no se sacia jamás y vive en vilo.

Sé que de ti se alborota mi presente
Y no hay mayor sentido que esperarte.
Pero… ¿Quién puede explicar este misterio,
de verte ir y venir sin extaciarme?

Sé que de todo lo que contigo traes,
a mi sed por un instante das la calma.
Pero, en mi corazón donde ya cabes,
habitas para siempre y aun no sabes.

Sé que de amor me colmo alegremente
y tú, para mi desgracia, ya lo sabes.