«Las cosas que ahora sigues recordando flotan sobre las aguas del olvido».
Como cuando escuchas tu corazón llorar.
y miras como se alejan, y quieres correr hacia ellos,
estrechar sus manos, sentirles el aliento,
pero te sientes atado, atado para hacerlo.
Entonces el corazón se rompe en mil pedazos,
las lágrimas caen, el alma se pierde en el abismo.
Y solo te queda esperar a que la tormenta pase,
El sol salga de nuevo, y retornen hacia ti.