Me precipito constantemente a sentir
y por el camino me desangro.

Sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo.

No será el tiempo quien me diga qué es el amor
ni cuánto duele,

pues las vivencias que cargo sobre mi dorso
es mi intelecto quien las mantiene.