Al despertar, encerrado, encarcelado,
mueren las sonrisas tras las mascaras,
pesa el año y el tiempo perdido
atrapado en este miedo al otro
que te impide salir.

las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.
¿ que quedo de la vida y su fragancia,
de la risa y el camino?
No quedan sueños que vivir
en el mundo de sombras que espera
tras el cerrar de las ventanas.