Son solo temporales, me han dicho.
Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido, es
lo que he dicho.
Al menos eso quisiera, navegar en el olvido,
pescar cualquier
rastro tormento de mi ensueño.
Después de todo fui yo quien trajo a casa las
cadenas forradas de un oscuro
polímero conectado al extranjero;
atadas a mis orejas y dedos
durante días, semanas ya lejanas.
Meses no temporales.