Cuando espero, el momento en que te llamo
sé que estaremos juntos, nuevamente.
Sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo.

Paciencia, que es mi virtud natural
en ese momento, no la poseo.
El tiempo, se escapa como al boleo
como pétalos que pierde el rosal.

Sé que me desarmo y que me desvivo
si siento otra vez, la dulce locura
de ser luz con pasión y con albura
como la flor que yo siembro y cultivo.

Sé, que llegarás en cada latido
con la eternidad del amor, que pido.