Cuando te miro renazco pero si giro la mirada muero
entre el roce de esa piel siento las flores renacer,
pero al separarme de su calor
el frío del amanecer me empapa con su dolor
que no me hace crecer sino de miedo morir
cuando no veo tu mirada frente a mí,
porque sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo
cuando se posan tus ojos frente a mi rostro
ciega de tu ausencia, luz en tu piel
brillante con tu sonrisa
triste en tu partir ajena a tu silencio que
aún no sabe de mi existir
pero al que necesitas para vivir