La noche me trae aromas dulces,
recuerdos tibios se desgranan,
desde un cielo gris, quizás pálido,
gota a gota me emparaman.

¿A dónde fue la golondrina a anidar?
¿A dónde fue el amor de sus amores?
Su paso por el frío me amilana,
me entristece y me desarma,
pero vuelve el amor a destellar sus colores
y de nuevo a abrir sus alas.

Alegre golondrina,
sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo
…y te derramas.