En el claro de luna
evocas mi nombre,
te miro sin verte,
te hablo en las olas,
no escuchas, no sientes…

Tus lagrimas caen al mar
y con ellas, mis ojos.
El viento te susurra mis memorias,
rosa tu pelo, tu listón.
en tus orbes: el inmenso vacío,
en el océano: mi ser extinto,
las cosas que ahora sigues recordando…
flotan sobre las aguas del olvido.