Fueron días que perdimos,
la memoria se me acorta
y se doblega ante el hastío,
las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido,
van quedando presas de la nada,
el mismo destino que tu amor y el mío.
Todo fue mentira,
la eternidad burlada por la fantasía,
las noches plagadas de sueños
se vieron mortalmente heridas,
todo aquello por lo que vivías
no fue más que hilos dolorosos
que entretejieron nuestra agonía.