Amor que me derrama;
que ciego anda;
que no ve el borde de mi alma;
que me precipitan las ansias del beso.

Me tiño de tu ser;
que en tu efluvio me baño;
que mi corazón con tu savia se ensancha:
que me impregna de ti en las noches largas.

Sé que de amor me lleno dulcemente,
y en voz a borbotones me derramo.
Que los besos recogen tu esencia;
que mis cántaros de ti rebosan.

Almas que por la dicha desbordan;
que el amor derrama.