Una corazonada disociada,
Un pálpito de la necesidad,
Desesperado el aliento.
Te regocijas pensando en el futuro,
Pues traerá la anhelada quietud, la paz del desaliento,
Y haber exprimido cada desconcierto.
Aparecerán huesos cansados, músculos fatigados y engarrotados.
El aliento retornará intranquilo difuso; y entrecortado.
Las cosas que ahora sigues recordando flotan sobre las aguas del olvido.
Insalvables, las intentas recoger y se escurren entre tus manos,
No recuerdas su orden y sollozas desesperado,
Todo se entremezcla dando paso a una turbación sin precedentes.
Flotan sin poder recogerlo, puedes ver como desaparecen mientras tú: quieto,
Te resignas a verlo partir.