¡Cuántos caminos y cuántos destinos!
En la mente están de vecinos
Y se menean como torbellinos
En recuerdos vespertinos

Las cosas que ahora sigues recordando
Flotan sobre las aguas del olvido.
Yacen con la nostalgia navegando
Dentro de tu corazón afligido

¡Cuántos amores y cuántos pesares!
En ríos de lágrimas van a los mares
Formando salinos collares
Con sus doloridos y finos cristales