Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido,
como ese mar que antaño conociste,
que anega hoy tu garganta enronquecida.

Son todos los recuerdos de un pasado
que aleja de tus manos la esperanza.
Recuerdos aún muy vivos en el alma
que rompen la memoria en mil pedazos.

Poco puedes hacer más que nadar
entre olas de fantasmas y lamentos
por la vida que un día fuera soñada
y que no es más ya que un vacío esperpento.