El paso del tiempo
Rubén Cripán

Cada jornada te miras al espejo
sin poder percatarte de que haces viejo.
Tal vez no estés usando el útil adecuado
y decides consultar el calendario.
Con él, sí puedes valorar cada momento
reviviendo el pasado.
Las cosas que ahora sigues recordando flotan sobre las aguas del olvido
que mantienen ocultos en el fango
todos los sinsabores que has vivido.
Vuelves a contemplarte en el espejo
para tener la sensación de haber parado el tiempo.
Y así sentirte eterno.