Se fue tu juventud: como la rosa
desmaya su color ante la nieve;
se fue tu juventud, como tal cosa.

Muchacha caprichosa, frágil, leve
brisa fugaz —de muerte temerosa—,
temblor, cristal de amor, poema breve.

La vida te quitó lo más querido.
Los miedos que ahora sigues soportando
no puedes derrotarlos razonando,
pues nunca pudo el ruido con el ruido.

Intentas dar razón a un sinsentido
y el tiempo continúa cabalgando.
Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.