Las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido;
porque hoy vibra el silencio
de un amor ya baldio.
¡Da rabia que nos invada
el espíritu de ignorarnos!
Mas para que el aire se tiña de esperanza,
contemplemos otra suerte
rehaciendonos cada uno a su manera.
El futuro nos cederá nuevos rumbos
despojándonos de la cansada soledad.
Es el final destino que a toda vida da sentido…