Tanta vida en la vida, en lo vivido…
Tantas vidas en ti, un instante, cuando
las cosas que ahora sigues recordando
flotan sobre las aguas del olvido.
Qué desandar de pasos, detenido
el cauce que ha iodo el río conformando
y el campo donde el río ha ido aventando
un guirigay de voces, conmovido.
Es la vida en tu vida un mundo entero.
Sobre piedras oníricas (tu piel)
se escribe una caricia de papel,
imborrable esbozar de un lapicero.
Y titilan en ti… Tus ojos, lares
de la casa primera y sus altares.