Desde aquel fugaz instante,
sé que de amor me lleno dulcemente,
y en voz a borbotones me derramo.
Me colmo del embriagador momento,
cual sombra taciturna,
ansíando la llegada del día
que fulmine su agonía.
Te busco sin cesar desde este lejano plano,
por miedo a mi fracaso.
Eje euclideo y pasional.
de un transtorno emocional.