Las lejanas montañas están despertando
junto al paso del primer rayo de luz solar,
mientras nuestros cuerpos hacen lo debido
ardiendo al unísono en contra del olvido.

Sé que de amor me lleno dulcemente
y en voz a borbotones me derramo
cada vez que me susurras te amo.

Si pudiera mantener siempre este sentimiento
quedaría atrás todo resentimiento
que el pasado me ha impuesto
y del que me quiero liberar
al amparo de nuestra forma de bailar.